Compartir:

Como resultado de años de intervenciones, la cuenca de la Laguna de Fúquene ha sido degradada a tal punto que la provisión de servicios vitales para las comunidades se encuentra amenazada. La cuenca ha perdido la mayoría de sus bosques originales, los cuales fueron reemplazados por pastos para ganadería y plantaciones de especies maderables, afectando seriamente la oferta hídrica y la integridad de los suelos.
Estudios anteriores han concluido que si se quieren conservar los servicios ambientales de la cuenca (e.g. regulación hídrica, suministro de agua para consumo y riesgo, suelos productivos,
etc.), teniendo en cuenta los retos que implica el cambio climático, se deben recuperar al menos el 36% de los bosques de la cuenca.

Para alcanzar este objetivo, es necesario tener en cuenta las  dificultades sociales que implica el cambio de uso del suelo, por lo que se propone llevar a cabo un proyecto piloto en 10 ha clave para la cuenca, donde los propietarios se verán beneficiados por proteger y/o restaurar relictos de bosque nativo en sus predios. Este esquema se llevara a cabo en la cuenca del Río Fúquene, ya que estudios previos indican que cuenta con un porcentaje mayor de coberturas naturales que otras zonas.

Gracias a la información geográfica, la selección de las zonas prioritarias para hacer la reforestación se puede realizar de manera precisa. Insumos como los cambios altitudinales, la densidad poblacional, las quebradas y los relictos de bosque, nos permiten identificar las mejores estrategias para mejorar la salud ambiental de la cuenca, previniendo la erosión y protegiendo las fuentes de agua.

El piloto buscará generar alianzas entre distintos actores clave en la región que dependan del buen estado de la cuenca para llevar a cabo sus actividades productivas (e.g. ganadería, industrias lácteas, servicio de acueducto, etc.).

Este esquema vendrá acompañado de un programa de educación ambiental y propagación de flora nativa que involucrará a niños y adultos y contará con la construcción e implementación de un vivero local para el cultivo de las plantas necesarias.

Este proyecto piloto de reforestación es la parte inicial de un macroproyecto que incluirá componentes que pretenden mejorar la calidad y disponibilidad de agua en la cuenca de Fúquene, mediante participación de la comunidad, construcción de reservorios y estrategias para el tratamiento de agua residual en predios aislados del sistema de alcantarillado.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir